¡ALERTA! PRESTA ATENCIÓN A LAS SUSTANCIAS Y RESIDUOS PELIGROSOS

octubre, 2020 Residuos, Transporte

Trabajar con sustancias y residuos peligrosos no es sencillo. Es un tema que requiere de conocimientos especiales, pues el manejo inadecuado de los mismos puede traer consecuencias muy graves. Se corre el riesgo de poner en peligro la salud y la vida, no solo de seres humanos sino también de animales, además de alterar la estabilidad medioambiental.

Dentro de la Ley peruana se define como materiales y residuos peligrosos, “Aquellos que por sus características fisicoquímicas y/o biológicas o por el manejo al que son o van a ser sometidos, pueden generar o desprender polvos, humos, gases, líquidos, vapores o fibras infecciosas, irritantes, inflamables, explosivos, corrosivos, asfixiantes, tóxicos o de otra naturaleza peligrosa o radiaciones ionizantes en cantidades que representan un riesgo significativo para la salud, el ambiente o a la propiedad”.

Su clasificación de acuerdo a la ONU

Este tipo de sustancias y residuos se divide en diferentes clases, según las propiedades tóxicas, patógenas, radiactivas, inflamables, corrosivas y reactivas que tenga cada una de ellas. Se clasifican atendiendo lo establecido en el Libro Naranja de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), bajo la siguiente categorización:

  • Clase 1: Explosivos. Hace referencia a sustancias y objetos que pueden hacer explosión por efecto de una llama, choque o fricción como, por ejemplo: la dinamita o la nitroglicerina.
  • Clase 2: Gases. Se dividen en inflamables, no inflamables no tóxicos y los tóxicos. Entre muchos otros, tenemos a los hidrocarburos, el helio y el cloro.
  • Clase 3: Líquidos inflamables. Son aquellos que tienen la capacidad de formar una mezcla con el aire y generar una flama espontánea o por la acción de una fuente de ignición, como la gasolina o los aceites para motores.
  • Clase 4: Sólidos inflamables. Se refiere a materiales que pueden inflamarse fácilmente al estar en contacto con aire, agua, fricción o calor retenido. Los mismos son difíciles de extinguir, como por ejemplo el algodón y el fósforo.
  • Clase 5: Sustancias comburentes y peróxidos orgánicos. Son aquellas susceptibles de liberar fácilmente oxígeno y, por consiguiente, de estimular la combustión de otras sustancias o de intensificar la violencia de un incendio. Ejemplo: El agua oxigenada y el peróxido de benzoilo.
  • Clase 6: Sustancias tóxicas y sustancias infecciosas. En el caso de las tóxicas, causan efectos graves y perjudiciales si se inhalan sus vapores, se ingieren o entran en contacto con la piel o las mucosas como el cianuro de potasio. Con respecto a las infecciosas, son aquellas que contienen microorganismos patógenos o toxinas que pudieran originar enfermedades (virus, bacterias, SIDA).
  • Clase 7: Materiales radiactivos. Tienen la capacidad de emitir o «radiar» energía en forma de partículas (Neutrones) o radiación electromagnética (Rayos X).
  • Clase 8: Sustancias corrosivas. Causan irritación o quemaduras en los tejidos de la piel, los ojos, las vías respiratorias y conductos gastrointestinales con la posibilidad de muerte. Pueden destruir o dañar irreversiblemente las superficies con las cuales entran en contacto, por ejemplo: El ácido muriático y la lejía.
  • Clase 9: Sustancias y objetos peligrosos varios. Son aquellos que no se encuentran incluidos en las categorías anteriores, como misceláneos de mercancías peligrosas, sustancias peligrosas al medio ambiente y desechos peligrosos. Como ejemplos tenemos: Los derrames o fugas en tuberías (petróleo), los gases emitidos en incendios y los residuos inutilizables de procesos industriales. Dentro de los residuos peligrosos se ubican aquellos elementos, sustancias, compuestos, residuos o mezclas de ellos que, al finalizar su vida útil adquieren esta condición y que, independientemente de su estado físico, representan un riesgo para la salud o el ambiente. Entre ellos podemos encontrar las pilas, baterías, filtros de aceite, pinturas, residuos hospitalarios, entre otros.

¿Te interesa el tema?

Por supuesto que es mucho más complejo, y no basta con sólo conocer su clasificación y características. La manipulación de sustancias y desechos peligrosos requiere de un cuidado extremo, por eso existen procesos protocolares que vigilan el más mínimo detalle como: envasado, almacenamiento, identificación, rotulación y transporte.

Nosotros podemos ampliar la información y guiarte. Recuerda que tenemos la capacidad, experticia y experiencia en las áreas de Medio Ambiente y Seguridad y Salud en el Trabajo.

Contáctanos, deja tus datos y te atenderemos de inmediato.

Plantea tus inquietudes, que en SERVILEX nos ocupamos de solucionarlas.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, Soy Sandra Chabaneix ¿En qué te puedo ayudar?